Archivo de la categoría: C. Dios nunca quiso los sacrificios sangrientos sino que siempre pide la misericordia y el amor.

No agradaron a Dios sacrificios, ofrendas, holocaustos y expiaciones por el pecado, cosas que se ofrecen según la ley. Amarle con todo el corazón, entendimiento y alma, y amar al prójimo como a uno mismo, es más que todos los holocaustos y sacrificios.

1. Muchas veces la Palabra de Dios nos revela por medio de los profetas que Dios no quiere los sacrificios sangrientos, no quiere la sangre de los animales engordados.

2. Los sacrificios que pide Dios no son los sacrificios sangrientos y los holocaustos sino el amor, el temor y la alabanza hacia El y la misericordia y el amor hacia el prójimo.

3. Dice la Santa Palabra de Dios: “Estas son las cosas que habéis de hacer.”

Seguir leyendo

Anuncios
Publicado en 0.4. LOS SACRIFICIOS SANGRIENTOS., C. Dios nunca quiso los sacrificios sangrientos sino que siempre pide la misericordia y el amor. | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,